El presidente Donald Trump dijo este martes que se negaría a firmar el paquete de estímulos que el Congreso aprobó menos de 24 horas antes y que incluye pagos directos de $600 dólares para la mayoría de los estadounidense y prestaciones por desempleo de $300 dólares semanales. El mandatario pidió que se apruebe otro paquete que contemple cheques individuales de $2,000 dólares. Sin embargo, han sido la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y otros legisladores demócratas quienes insistentemente han abogado por ayudas económicas de $1,200 dólares, pese a la oposición de muchos republicanos. Sin embargo, el secretario del Tesoro de Trump, Steven Mnuchin, sugirió la ayuda de $600 dólares.

Trump pidió al Congreso enmendar el plan de estímulo de $900,000 millones de dólares y la ley de financiación federal y se refirió al paquete legislativo como «una vergüenza» que no aprobaría inmediatamente. El magnate pidió aumentar los «ridículamente bajos» cheques de estímulo de $600 dólares a $2,000 dólares y enumeró una lista de disposiciones de un proyecto de ley que describió como «gasto inútil».