ATLANTA, Georgia – Veintitrés familias inmigrantes, incluyendo 28 niños, recibieron este miércoles un respiro luego de que una corte ordenara la suspensión temporal de su deportación, la cual el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas tenía previsto realizar el jueves, cuando se celebra el Día de Acción de Gracias.

La Shut Down Berks Coalition, que la conforman varias agrupaciones de Pensilvania, llevó a cabo este miércoles manifestaciones «de emergencia» frente a las oficinas de ICE en Filadelfia y en los alrededores del Centro de Detención de Berks, en esa ciudad, donde se encuentran recluidas dos de las familias.

Justo al inicio de las protestas, los manifestantes recibieron la noticia de que un tribunal había suspendido de manera temporal la deportación de las familias, pero decidieron continuar con las movilizaciones porque consideran que el futuro de estos inmigrantes permanece incierto.

Los activistas señalaron que el fallo representa un alivio temporal y que se da justo en la víspera del feriado del Día de Acción de Gracias, que se celebra este jueves, cuando ICE tenía previsto la deportación de las 23 familias, pero advirtieron que «todavía queda mucho trabajo por hacer».

«Continuaremos peleando cada batalla dentro y fuera de la corte por ellos, mientras ellos quieran», dijo la organización ALDEA en su cuenta de Twitter, que agregó que ahora el tribunal debe analizar el caso con detalle.