Migrants, part of a group of 50 Guatemalans deported from the United States, wear face masks as a preventive measure against the novel coronavirus COVID-19, as they get into a bus upon landing at the Air Force base in Guatemala City on June 9, 2020. - Deportations of Guatemalans from the United States resumed Tuesday with the arrival of 50 people, including 10 minors, after several days of suspension due to an upsurge in cases of coronavirus among those expelled, local immigration officials said. (Photo by Johan ORDONEZ / AFP) (Photo by JOHAN ORDONEZ/AFP via Getty Images)

Los nuevos casos de deportaciones bajo el programa “Protocolo de Protección a Migrantes” (MPP), cuya legalidad evaluará el Tribual Supremo, están aumentado luego de un año en el que las cifras bajaron mes a mes, de acuerdo con un informe dado a conocer este martes.

El MPP, conocido como “Quédate en México” y adoptada a comienzos de 2019 por la Administración del presidente Donald Trump, establece que migrantes que pidan asilo a Estados Unidos y no puedan demostrar que su vida corre peligro en México permanecerán en el país vecino mientras se procesa su petición.

Los datos del centro independiente Transactional Records Access Clearinghouse (TRAC), de la Universidad de Syracuse (Nueva York), muestran que en el pasado septiembre las cortes de inmigración registraron 1,133 nuevos casos bajo el MPP, frente a las 136 de mayo de este año.

El centro TRAC destaca que es la cifra más alta desde que se decretó la pandemia en el país el pasado marzo, cuando habían 2,282 casos.

Indica además que de esos 1,133 casos, la mayoría de las solicitudes de asilo eran de Cuba (527), Ecuador (428), Nicaragua (84), Brasil (46) y de Venezuela (14).

El informe indica también que los casos de los cubanos, nicaragüenses, venezolanos y brasileños estaban las nacionalidades de más rápido crecimiento en el total de los casos pendientes en las cortes de inmigración.

Solo 3 de cada 1,133 inmigrantes, o menos del 0.3%, tenían un abogado registrado al comienzo de sus casos.

TRAC advierte que “el pequeño pero notable aumento de nuevos casos de MPP” ocurre en momentos en que la Corte Suprema ha decidido evaluar si el MPP es legal, lo que ocurrirá posiblemente con la jueza conservadora Amy Barrett ya en el Alto Tribunal, pues se espera que la magistrada elegida por el presidente Donald Trump sea confirmada por el Senado, controlado por los republicanos, y ocupe la vacante surgida con la muerte de la progresista Ruth Gingsbur.

Aunque un tribunal federal en California ordenó el pasado febrero la suspensión del MPP, el programa ha continuado a la espera de que se resuelva el litigio y son decenas de miles los inmigrantes que han sido devueltos a México desde inicios de 2019 para esperar allí el resultado de su petición de asilo.